¿Reaparece la lucha de clases en EE.UU?

Carlo Formenti

http://blog-micromega.blogautore.espresso.repubblica.it/2015/10/05/carlo-formenti-se-negli-stati-uniti-torna-la-lotta-di-classe/

Grupo de traductores de la red “Jaén, Ciudad Habitable”

5 de octubre de 2015

El voto de los obreros americanos de la Fiat Chyrsler coge a todos por sorpresa: al sindicato UAW (United Automobile Workers), que estaba convencido de haber firmado un buen convenio; a Marchionne1, que esperaba haberse asegurado un nuevo periodo de paz social y a los medios de comunicación, que temen la propagación de la ideología “populista” (“UAW Contract Vote at Fiat Chrysler Takes a Populist Tone”, titula alarmado el New York Times2).

La UAW había elegido iniciar el periodo de renovación de convenios en el sector con la empresa que, respecto a otras marcas como la Ford, goza de menores márgenes de beneficio y que, gracias a la crisis de Chrysler de años atrás, había permitido a Fiat desempeñar el papel de salvadora e imponer bajos niveles salariales a cambio de mantener los puestos de trabajo. De esta manera, si se arrebataran mejoras importantes en el considerado eslabón débil de las relaciones de poder (pensaban los líderes sindicales) la tarea resultante sería más fácil en las otras fábricas. Realmente, el aumento de 19 a 25 dólares la hora a los recién contratados y de 28 a 30 dólares para los antiguos trabajadores (además de una única bonificación de 3000 dólares) era más de lo que se esperaba, por lo cual se daba por descontada la aprobación del convenio por la mayoría de los trabajadores. Sin embargo, ha sido claramente rechazado por parte de una mayoría que, de manera emblemática, no se encuentra muy alejada de aquella con la que los ciudadanos griegos habían rechazado (inútilmente) los planes de los acreedores internacionales.

De una serie de entrevistas a los trabajadores y del análisis de los mensajes publicados en Facebook, el NYT ha intentado reconstruir los motivos del rechazo: no se intentado presionar a la empresa para que renuncie a la estrategia de los “dos tercios” (los nuevos contratados han conseguido un aumento de sueldo, pero sin garantías de futuros incrementos), considerados insuficientes tanto respecto a las cotizaciones a la seguridad social y a las pensiones, como por las promesas de no promover la deslocalización de las empresas.

Muchos han dicho o escrito que las concesiones hechas hace años a Marchionne no tienen ya razón de ser porque ahora la productividad y los balances de la empresa han mejorado.

El sindicato se defiende diciendo que se trata de un exceso de expectativas que no tiene en cuenta las estrictas limitaciones impuestas por el funcionamiento del mercado global mientras que los medios de comunicación y redactores atribuyen, sin embargo, esa excesiva expectativa de los trabajadores al creciente sentimiento populista (leer arriba), citando el progresivo (y cada vez más sorprendente) éxito del candidato socialista Bernie Sanders. La realidad es que, como ya he destacado en anteriores intervenciones en estas páginas, hoy la lucha de clases parece retomar fuerza en países que parecían haberla abandonado definitivamente, como Estados Unidos o Inglaterra, más que en los de la vieja Europa, marcada por el melancólico ocaso de la socialdemocracia.

Solo queda ver si los obreros de la Fiat Chrysler tendrán que envainar, como les ha sucedido a los ciudadanos griegos, su voluntad de resistencia y serán inducidos a aceptar el “realismo” de los dirigentes sindicales. El éxito, como ya ha observado uno de los antiguos líderes del movimiento Occupy Wall Street (Jonathan Westin), dependerá sobre todo del hecho de si la voluntad de resistencia se traducirá en huelgas y manifestaciones -siguiendo el ejemplo de los trabajadores de la “comida rápida” de Nueva York que consiguieron casi el doble del salario mínimo- porque “la mayor parte de las victorias no se consiguen negociando, sino saliendo a la calle”.

1 Sergio Marchionne (Chieti, 17 de junio de 1952) es un dirigente empresarial italiano naturalizado canadiense, actual director ejecutivo de Fiat Group, Fiat Group Automobiles y Chrysler Group LLC. Es conocido a nivel internacional por haber dirigido las últimas grandes reestructuraciones de la Fiat y la Chrysler. En 2006 fue nombrado caballero del trabajo por el presidente italiano Giorgio Napolitano. En 2009 impulsó una alianza estratégica con el grupo Chrysler, con la pretensión de convertir el conjunto en un grupo con presencia global, imponiendo autoritariamente cambios productivos y distributivos que chocan con la Constitución italiana, la legislación laboral y la presencia de la FIOM (Federación de obreros y empleados metal-mecánicos de Italia) en los centros de trabajo. Desde septiembre de 2014 es también presidente de la escudería Ferrari.

2El convenio UAW. El voto en Fiat Chrysler adquiere un tono populista”. http://www.nytimes.com/2015/10/02/business/economy/uaw-contract-vote-at-fiat-chrysler-takes-a-populist-tone.html?_r=1