Posición de “Jaén, Ciudad Habitable” ante el juicio a Ángel González

angelgonz

La Asociación “Jaén, Ciudad habitable” ante el juicio de Ángel González, estudiante imputado tras los sucesos de la Huelga Estudiantil del 9 de mayo del 2013 en nuestra ciudad.

ABRIR LA PUERTA A UNA CIUDAD DE JAÉN DE LOS DERECHOS DEMOCRÁTICOS

POR UNA EDUCACIÓN PÚBLICA, GRATUITA Y DE CALIDAD

COMBATIR LA INDIFERENCIA CÓMPLICE Y EXIGIR EN ALTO LA ABSOLUCIÓN DE ÁNGEL GONZÁLEZ


Desde arriba, los que dicen gobernar el actual desorden general ya han dictado su sentencia: no hay alternativa a lo que ellos imponen y si se desobedece a su dictado se aplicará su endurecida Ley Penal, se encarcelará a los que se opongan o se les castigará con duras multas e inhabilitaciones con su Ley de Seguridad Ciudadana, es decir, seguridad para los indiferentes y mordaza . Si son los más jóvenes entre los jóvenes los que desobedecen y luchan, se hará responsables a sus padres, lo que lleva a hacerlos policías de sus hijos. La represión preventiva interiorizada en el ámbito familiar. Temen mucho que unos y otros, padres y madres, hijos e hijas, abran una puerta y salgan juntos a la calle. ¡Mejor enfrentarlos a que organicen un difícil diálogo generacional que nos haga caminar juntos hacia adelante para conquistar unos derechos para vivir una vida digna! La primera trinchera que debemos conquistar es esa. Ignorarlo se paga y se facilita la penetración del miedo y la insolidaridad, lo que nos derrota. Cortar la posibilidad de derrotar el conformismo desde el mismo ámbito familiar es lo que imponen los que han sacrificado a toda una generación de jóvenes en el altar de las políticas de austeridad de una Unión Europea Made In Germany y USA. Esos mismos que mandan a cientos de miles de jóvenes españoles al extranjero a trabajar por salarios miserables, bajando así las cifras de paro en el nuestro. Esos que defienden los intereses de especuladores y defraudadores nacionales y extranjeros y, luego, se retratan con banderas patrióticas cada vez de mayor tamaño. Una patria o es un país con justicia o no es nada. Y necesitamos construir un nuevo proyecto de país. Y esa es la gran tarea encomendada hoy a las generaciones juveniles. Ese debe ser el orgullo de todo joven dispuesto hoy a serlo con conciencia democrática y ciudadana.

El proceso judicial contra Ángel González, estudiante de Jaén, con petición del fiscal de dos años de cárcel y 30.000 euros de multa, se inscribe dentro de un proceso orientado a silenciar el movimiento de protesta ciudadana que surge frente a las políticas de saqueo de lo público. No se puede entender el ataque a derechos fundamentales, convirtiéndolos en delito, si no es como correlato autoritario del proceso de liquidación de los derechos sociales.


Los hechos que se juzgan tienen que ver con la manifestación que se celebró el 9 de mayo de 2013, en el marco de una huelga de toda la comunidad educativa (profesorado, alumnado y padres y madres) frente a los recortes de miles de millones en el sector y contra la llamada “ley Wert”, es decir, en defensa de una institución que ha sufrido los recortes con especial virulencia. Sabemos y podemos testificar que sin mediar incidente alguno, comenzó la identificación de manifestantes y la carga policial que acabó con varios jóvenes heridos, la detención violenta y los golpes propinados por varios agentes de la policía a Ángel González y, según el guión aprendido por repetición hasta la saciedad, la consabida imputación penal al agredido por haber atentado contra la autoridad. Y no hacemos una acusación arbitraria contra la policía en su conjunto, sino contra los responsables de las lesiones y las violencias sufridas por los manifestantes y por Ángel González y contra aquellos que se empecinan en hacer de ellos enemigos de la sociedad y los derechos democráticos.

¿Por qué se reprime violentamente una manifestación en defensa de una enseñanza pública, gratuita y de calidad?

Hoy no es ya difícil ver, para quien quiera hacerlo con limpieza de corazón, que los beneficios de algunos son las derrotas, la precariedad y la exclusión de los más. El sistema actual y sus partidos, las organizaciones, estructuras y medios de comunicación que lo sostienen han quedado desnudos y son incapaces de defender un proyecto para la mayoría de las gentes que hacen que el país siga existiendo: cientos de miles de jóvenes estudiantes, junto a millones de trabajadores y familias, están en paro o sus familias tienen que pagar cada vez más recursos con menores o ningún salario debido al incremento del coste de las matrículas y un sistema educativo con niveles verticales y horizontales selectivos por imposición de unas políticas de austeridad, de subordinación de la educación pública a la privatización y la financiarización de la economía y, en definitiva, por una crisis que no han causado las clases trabajadoras sino los grupos y clases dirigentes en favor de una minoría.

Por eso creemos que el próximo jueves, día 12 de noviembre de 2015, Ángel González debe ser absuelto de las falsas imputaciones y poder así abrir una nueva época de luchas democráticas por el derecho al conocimiento y a la educación pública, que pagan los trabajadores, por una nueva dignidad en un proyecto de futuro para nuestro país.

Mar Rodríguez Rodríguez y Fco. Javier Aguilera Galera

Coordinación del Consejo “Jaén, Ciudad Habitable”