Llamamiento para construir Jaén, Ciudad Habitable

 

A ti, que vives de tus manos.
A ti, que trabajas en precario en una vida precaria.
A ti, mujer, que das a los demás mucho tiempo de tu vida
y recibes la parte más pequeña de los bienes de la tierra.
A ti joven, que te impiden el presente y el futuro.
A ti, hombre o mujer de más edad
que has entregado buena parte de tu vida
al suplicio de tiempos peores
y ahora vives por debajo de la modestia.
A ti, que haces vida del pensamiento, el arte o la palabra.
A vosotros, a vosotras, ciudadanas y ciudadanos de Jaén,
dirigimos nuestra voz y nuestra palabra para que participéis
en la construcción de Jaén, Ciudad Habitable.
 

Hemos entrado en el siglo XXI. La resignación y la indiferencia se han ido instalando cínicamente por todas partes, en un mundo que sigue siendo terrible para la mayoría, para los débiles y desheredados de esta Tierra: la superexplotación de las personas y de los recursos naturales, el paro maivo, la pobreza y la marginación social siguen yendo de la mano de las guerras, la soledad, la violencia y la corrupción. Una dura realidad a la que no es ajena Jaén, la ciudad en donde vivimos.

Plantamos nuestras raíces en las tradiciones renovadas del movimiento obrero, de su memoria sin nostalgia, fundiéndolas con aquellas otras voces, aquellos otros rostros nuevos del ecologismo, el pacifismo, el feminismo y la solidaridad que van protagonizando nuestra ciudad.

Contra la resignación y la indiferencia, venimos dedicando nuestros mejores esfuerzos durante estos años, compartiendo con las Madres de la Plaza de Mayo  “el orgullo de hacer política, política con ética, con moral, con amor y con principios: queremos decirle a los jóvenes que hacer política es una hermosa cosa en la acción del hombre. No importa que haya políticos corruptos. ¡Luchemos para que se vayan y hagamos de la política la cosa más hermosa de cada día“.

Desde una ciudad como la nuestra, construida de materiales de diversas civilizaciones y culturas, hacemos un llamamiento al conjunto de los trabajadores y trabajadoras, a los movimientos y organizaciones sociales, sindicales, culturales y alternativas, también a los socialistas que quieren seguir siéndolo:

Te llamamos para rescatar la alegría de la esperanza, para soñar en voz alta una ciudad más habitable, abierta y solidaria, para construirla desde abajo, desde unos barrios que nos ayudan a reencontrar la memoria colectiva y nuestras señas de identidad. Ahora, que el aire aún no está totalmente contaminado. Ahora que el silencio todavía no es una mercancía de lujo.

Te convocamos para luchar por una ciudad en la que el trabajo, la educación, la salud, la vivienda, la calidad de vida y el medio ambiente sean una realidad para todos. Una ciudad que se abra al protagonismo de las mujeres y los jóvenes.

Hacemos un llamamiento a armonizar la vida colectiva frente a la exclusión social programada, a defender y ampliar el terreno ganado en las conquistas sociales que han mejorado nuestras vidas.

Este es un llamamiento a potenciar el esfuerzo voluntario y la necesidad de cultivar los vínculos comunitarios y la tolerancia con quienes piensan o viven de manera diferente.

Hagamos entre todos una ciudad pacifista y no violenta, más abierta y accesible, una ciudad habitable también para las generaciones futuras.