Airbnb como Uber: nuevas tecnologías, vieja economía

Carlo Formenti

http://blog-micromega.blogautore.espresso.repubblica.it/2016/01/25/carlo-formenti-airbnb-come-uber-nuove-tecnologie-vecchia-economia/

Grupo de traductores de la red “Jaén, Ciudad Habitable”

25 de enero de 2016

La semana pasada se ha llevado a cabo la United States Conference of Mayors (Conferencia de Alcaldes de los Estados Unidos), un evento anual que reúne a un centenar de alcaldes estadounidenses y que, además de captar la atención de los medios de comunicación, juega un importante papel político en la medida en la que puede contribuir a determinar las decisiones de un gran número de administraciones locales. La Conferencia de este año ha sido, entre otras cosas, el escenario de un duro enfrentamiento entre dos lobbies rivales1: por un lado, los representantes de una de las prometedoras empresas de la Sharing Economy2, la empresa Airbnb, que organiza y gestiona el intercambio de alojamientos de pago entre ciudadanos de todo el mundo, y por otro lado, las asociaciones hoteleras.

Las acusaciones cruzadas entre ambos son ya un hecho conocido. Airbnb se presenta, a la par que Uber, como campeona de una “economía del intercambio” que permite a la clase media viajar a costes más bajos, eludiendo el impuesto abusivo de la industria hotelera, que impone los precios bajo su monopolio. En cambio, los “hoteleros” dicen que Airbnb ofrece a los clientes niveles de servicio y seguridad muy por debajo de los suyos (y a menudo inferiores de lo exigido por la ley) pero sobre todo (argumento al cual las administraciones locales son especialmente sensibles) acusan a Airbnb de evadir los impuestos (ya que no hay control de las compensaciones económicas que van a los titulares de los alojamientos).

Dicho esto, no es casualidad que Airbnb se haya presentado a la Conferencia prometiendo transformarse a la mayor brevedad posible en un gran recaudador de impuestos para las administraciones (incluso ha comentado la posibilidad de recaudar 200 millones de dólares al año). También, pese a que haya contratado a un nutrido grupo de lobbies (sobre todo asesores de la administración federal, cuya labor es la búsqueda de alternativas ante el inminente fin del mandato de Obama), sigue cosechando el recelo de muchas ciudades (entre las que se encuentran Nueva York y Los Ángeles), algunas de las cuales están estudiando la posibilidad de limitar a corto plazo el alquiler de viviendas.

El punto que suscita mayor desconfianza y reticencia es el relativo a la incógnita de quiénes son realmente los arrendatarios. Airbnb sostiene la idea de que son principalmente personas corrientes que añaden un plus a sus ingresos alquilando su casa durante aquellos periodos de tiempo que deben estar fuera por motivos de trabajo u ocio. Al igual que los arrendadores: gente común (sobre todo jóvenes) que quiere viajar sin gastar demasiado dinero. No obstante, parece que la realidad es muy diferente: una parte importante del negocio de Airbnb vendría de multipropietarios que no tratan de alquilar sus propiedades eventualmente, sino que lo hacen sistemáticamente y por breves y sucesivos períodos de tiempo, afectando al mercado de alquileres a largo plazo contribuyendo a la gentrificación de los centros urbanos.

Las analogías con el fenómeno de Uber, del cual ya me he ocupado más veces en esta página3, me parecen evidentes. La llamada Sharing Economy se basa en modelos de negocios que explotan las nuevas tecnologías, no para liberar al consumidor de los “viejos”, odiosos intermediarios de la “vieja” economía, sino para sustituirlos por unos nuevos intermediarios (que aspiran a conseguir posiciones monopolísticas todavía más sólidas) para obtener beneficios de propiedades ajenas (vehículos, casas, etc.). Los auténticos beneficiados no son los consumidores, ni los pequeños propietarios llamados a “intercambiar” sus bienes, sino estos nuevos colosos de la Internet Economy que instauran con sus propios “proveedores de servicios” el mismo vínculo que los latifundistas tenían con los aparceros.

1http://www.nytimes.com/2016/01/22/technology/airbnb-takes-its-case-to-us-mayors-conference.html?_r=1

2 Se presenta como Sharing Economy una serie de prácticas de consumo colaborativo o economía colaborativa como una interacción entre dos o más sujetos, a través de medios digitalizados o no, que satisface una necesidad real o potencial, a una o más personas.

3 cromega.blogautore.espresso.repubblica.it/2015/06/28/carlo-formenti-uber-taxi-e-lotta-di-classe/